miércoles, 7 de junio de 2017

Hojas de reclamaciones

Una cosa que la gente no suele saber acerca de los taxis, es que llevamos libro reclamaciones.

El libro de reclamaciones es un documento a disposición del cliente, para poner una queja en caso de no estar conforme, ya sea por el importe, por el recorrido, higiene u otros.

Todos los años lo revisa la policía en la inspección y yo por suerte lo sigo presentando en blanco.

Cuento esto porque es el equivalente a una hoja de reclamaciones en un comercio y el otro día la pedí por primera vez en mi vida.

El caso es que me corrían prisa unas tarjetas de visita y fui a encargarlas a Ofiarea de Puerto Venecia.
La manera que menos tardaría en tenerlas era imprimirlas ahí en una cartulina especial y cortarlas en casa. Así que las pagué, las recogí y me las llevé. Eran de doble cara y al cortarlas ¡¡no coincidía ninguna el anverso con el reverso!! 

Fui a reclamar con todas tarjetas y me reconoció que estaban todas mal, pero tras una fuerte discusión no conseguí ni que me las hicieran de nuevo ni que me devolvieran el dinero.

No lo había hecho nunca, pero entiendo que las hojas de reclamaciones se han inventado para casos como este, así que las pedí. Las rellené, las firmé y me quede las copias, pero ahí no había acabado mi periplo.

En el reverso de la hoja de reclamaciones ponía que había que presentar una copia a la administración en Cesáreo Alierta 9.

Ahí me fui, mi sorpresa es que llevaba 4 años cerrada, pregunte al portero y me dirigió al paseo María Agustín. Fui a Maria Agustin y me dijeron que me las aceptaban, pero que al ser autónomo y entender que las tarjetas eran con un fin laboral, no las iban a cursar y me indicó que me las cursarían en la Cámara de Comercio.

Ahí me presente todo indignado y pensando que mi desgracia no podía ir a más, pero cuando piensas eso, llega la administración y se supera:

- Buenas tardes, venía a presentar una hoja de reclamaciones.
- No mira, tienes que ir a Cesáreo Alierta 9, lo pone aquí detrás mira.
- Si, ya he ido y lleva 4 años cerrado.
- Pues entonces al Paseo María Agustín.
- Acabo de estar y me han dicho que por ser autónomo me lo cursarían aquí.
- Pues lo siento no podemos hacer nada.

La verdad que es desesperante como funciona esta ciudad en particular y este país en general a la hora de tramitar cualquier gestión con la administración. Es incomprensible la cantidad de documentos, formularios, tasas, solicitudes y demás papeleo innecesario que se pone la administración como barrera para que nos hartemos y no hagamos nada. Esa es mi teoría porque si fuera otra cosa, no lo entendería.

En cuanto a las tarjetas, las encargué a 360 imprimir y quedaron perfectas.