domingo, 18 de noviembre de 2018

Sinvergüenza


Me  gustaría  saber  quién  eres  para  decírtelo  a  la  cara.

El  otro  día  me  paró  una  mujer  en  el  Paseo Teruel. Iba  con  un  carro  de  la  compra  y  su  hija  invidente. Bajé  a  meter  el  carro  al  maletero, pero  no  hacía  falta  ya  que  solamente  montaba  la  hija.

- A  Echegaray,  a  la  ONCE - me  dijo.

A  mitad  de  camino  me  doy  cuenta  de  que  no  había  encendido  el  taxímetro. Al  llegar  a  destino  me  marcaba 3  euros.

- Se  cobre  4,50 €,  que  es  lo  que  me  suelen  cobrar  todos  días - me  dijo  la  cliente.

- No  se  preocupe,  ha  sido  culpa  mía,  no  pasa  nada - contesté.

Seguimos  hablando  mientras  rellenaba  el  recibo  y  me  dijo  que  por  ese  recorrido,  en  agosto,  que  no  hay  circulación  a  esas  horas,  un  compañero  le  había  cobrado  8,90 €.

Hay  que  tener  cojones  para  aprovecharse  de  un  invidente  para  robarle  4  euros. Por  culpa  de  cuatro  como  éste  ponen  mal  nombre  y  dejan  en  mal  lugar  a  todo  el  sector.

Ya  tenemos  bastante  problemas  como  para  que  nosotros  nos  peguemos  tiros  en  los  pies.